Bueno, hoy quiero hablar sobre este polémico tema y dar mi punto de vista sobre ello. Hay un debate social sobre si existe o no existe el tal déficit.  Pero al final, me pregunto, si sirve de algo tal debate. No me gustan este tipo de discusiones, por una sencilla razón porque nos olvidamos del afectado y sus familias.  Al final, el niño va de aquí allá como si fuera una pelota, rebotando de especialista en especialista. El especialista dice que esto o lo otro y lo deriva a otro y así infinitamente. Finalmente alguien ve algo en el niño, lo que sea y eso es lo que sirve al niño para salir adelante. Normalmente, los niños con TDAH, salen adelante cuando un padre, un profesor, o lo que sea, se dan cuenta de que “en este ámbito va bien, está tranquilo, no se despista tanto etc etc” y entonces, tirando de ese hilo, el niño está más centrado. Ejemplos de esto lo tenemos en el famoso psiquiatra Luis Rojas Marcos, que era un supuesto niño TDAH. Dicho por él mismo, afirma que la música le salvó, aunque la medicación también. “Si el niño tiene buen oído, es recomendable meterlo en clases de música a tocar un instrumento, principalmente la batería”, más o menos, viene a decir esto. Esto es lo que a mi me parece más relevante de cualquier tipo de problemática que tenga un niño, DARLE UNA SALIDA, CANALIZARLO (con o sin medicación, ese ya es otro tema.). Y luego, dice, “si hay que medicar o no, es algo que debe sopesarse, en función de lo que compense”. Y bueno, honestamente, no soy quien para juzgar que unos padres decidan medicar o no a su hijo. Es una cuestión compleja. Hay unos indicios que bajo mi punto de vista van perfilando que el uso de medicación sea adecuado. El niño no es capaz de controlar los impulsos, a pesar de estar utilizando programas conductuales del control de los impulsos. A pesar de haber un buen ambiente en la familia, con unos padres que se quieren, el niño es incapaz de mantener la atención durante un determinado tiempo en una misma tarea, en comparación con grupos de iguales, es decir para lo que se consideraría adecuado. Si el niño no aprende a leer en la edad que le corresponde, si presenta dificultades de aprendizaje, si tiene enuresis más allá de lo lógico, si el niño a pesar de ponerle música para realizar una actividad (al parecer los niños TDAH se concentran mejor con música), no es capaz de centrarse. Si el niño no duerme hasta las 2 de la mañana, con una correcta higiene de sueño etc etc. En todo caso, no dejan de ser algunos signos, que por si sólos no explican nada y que pueden obedecer a otro tipo de problemas como un Trastorno del Espectro Autista, o cualquier otra problemática de índole relacional o psícológica.

Existen médicos, psiquiatras, psicólogos, que dudan de la efectividad de la medicación, de los efectos secundarios a largo plazo, de los intereses de la industria farmacéutica, o incluso de la existencia misma de la entidad etc etc….Parece razonable que suponer que quizá fuese una buena idea leer los estudios que avalan sus opiniones antes de dar un medicamento a un niño, si usted no sabe interpretar los estudios, quizá sería interesante buscar a algún profesional o a alguien que sepa hacerlo y le explique que significa cada cosa.  También existen médicos, psicólogos y psiquiatras que no ven que medicar a un niño para un problema de TDAH, sea algo diferente que medicarlo por tener una enfermedad hormonal de crecimiento, por ejemplo. Estos profesionales, suelen opinar que el TDAH, es un trastorno neurológico, que aunque no tenga ningún biomarcador, existen una serie de síntomas evidentes que explican la realidad neurológica de estas conductas. Creo que es razonable, en este caso,  leer los estudios que avalan sus opiniones y contrastarlas con los que piensan lo contrario, antes de decidir si medicar o no a un niño, después de haberlo intentado todo para no medicarlo.

En todo caso, en lo que si parecen estar de acuerdo, tanto unos como otros expertos en el tema, (a excepción de unos pocos), es que el TDAH, está sobrediagnósticado y que los tests de valoración de síntomas no tienen un valor diagnóstico del trastorno o del problema. Así que si usted cubre uno de esos cuestionarios que pululan por internet sobre si su hijo/a es TDAH y le sale que si, no se asuste, esos cuestionarios no prueban nada. Es un poco como si usted busca unos síntomas de enfermedad,  piensa que tiene esa enfermedad pero el médico le diagnostica otra cosa. Pero en el caso del TDAH, la cosa es aún más compleja, porque ni siquiera un médico sabe muy bien que es eso del TDAH. (A no ser que dicho médico sea un experto en el tema, como el propio Luis Rojas Marcos.).  Quizá todo este debate termine en un futuro pero de momento parece que hay opiniones para todo.

Como conclusión parece razonable medicar siempre y cuando se cuente con una buena información sobre la persona y que dicha información sea contrastada con las pruebas neuropsicológicas que se le apliquen así como con la observación de diferentes profesionales y entorno. Nunca debemos medicar a un niño, por un test de síntomas de un médico de la seguridad social, ni por las observaciones de unos profesores, otros padres, familiares etc etc. Sólo habrá que hacerlo si al final con todos los datos que tenemos, vemos que es una solución factible. Diagnosticar un problema de las funciones ejecutivas, por ejemplo, lleva su tiempo.

3 thoughts on “Trastorno por déficit de atención.

  1. Hola. Buenas Tardes. Tengo un niño que no para quieto. Se despierta por la mañana tranquilo, desayuna sin problema, pero a medida que avanza la tarde se empieza a volver cada más activo, hasta que llega un punto por la noche, que no duerme hasta las 2 o 3 de la mañana. Hemos probado de todo para dormirlo, canciones, relajación, y nada. Hemos ido a 4 psicólogos, uno familiar, uno conductual que nos dió un programa de fichas, y dos que eran expertos en problemas de aprendizaje y pedagógos. Ninguno nos ayudó en nada. Nada ha funcionado. Me dicen que el niño no es TDAH, porque no observan que sea un niño especialmente inquieto. El terapeuta familiar, básicamente nos dice que se debe a que contagiamos al niño por nuestros porblemas matrimoniales…y por eso ya no sé si sería mejor o no acudir a un terapeuta de pareja, porque como padres estamos agotados de pelear con él…no sabría decirle que conductas nos preocupan del niño, es un niño muy apegado a nosotros, pero a la vez nos pega, no se centra en nada, no estudia, aunque sabe leer y escirbir. El niño, disculpe que no se lo dijera, tiene 7 años. Cuando juega con otros niños, no aguanta mucho tiempo jugando y se va. Por ejemplo está jugando al fútbol con los otros, y a los 10 minutos deja la actividad y se entrentiene con el vuelo de una mosca. Llora a la mínima cuando algo no le sale como quiere, es muy temperamental, y claro no le sale nada. Lo único que le hace realmente feliz es hacer lo que quiera, si lo diriges, se niega, se cabrea, te pega…el terapeuta familiar nos dió unas pautas para ponerle límites, pero nada. Recompensarlo no vale para nada. En el momento se entretiene con algo y no obedece. Le quitas la ficha de la recompensa ganada un día antes, y le da igual. Si sólo le falta una ficha para obtener premio, le da igual. Si le das el premio, luego quiere más premios…es un lío. No sabría decirle, es un niño terriblemente caprichoso, desobediente, etc. No queremos que lo mediquen, pero lo cierto es que el niño no se centra, no es capaz de hacer nada más allá de los 5 minutos. Pensamos que tal vez exista alguna estrategia que pueda funcionar. No sabemos si medicarlo podría ser contraproducente y dejarle secuelas en el futuro. Podriamos tratarlo sin medicación?. Existe alguna forma de que se duerma antes de las 12.?. Se levanta a las 8 de la mañana para ir al colegio y no se duerme hasta las tantas, a veces a la una, a veces a las dos, a veces a las tres. Excepcionalmente a las 12. Otro tema, no controla esfínteres nocturnos. Hay que ponerle pañal para dormir. También observamos que lo rompe todo. Todo lo que tiene lo destroza. Todo le cae de las manos, vasos rotos, platos etc etc. No tenemos constancia de abusos de ningún tipo, lo queremos y tratamos bien. Tenemos 3 hijos más sin problemas de ningún tipo. No sabemos que hacer. Ayuda por favor.

    1. Hola Verónica. Por lo que comenta de su hijo, hay varios problemas que anttes de nada habría que separar. Primero, habría que descartar problemas de origen biológico, analisis de la función tiroidea, por ejemplo. Segundo, habría que ver muy bien como aplican ustedes el programa de economía de fichas. Eso implica elegir muy bien las recompensas, no utilizar el programa para eliminar conductas malas, retirando fichas cada vez que se porta mal, sino para aumentar las conductas que se esperan del niño. En cuanto a factores familiares, estaría bien saber como es vuestra relación de pareja, la relación con los demás niños etc. Habría que hacer un analisis neuropsicológico de las funciones ejecutivas y la atención alterna del niño, etc etc. Por lo que cuentan, hay un dato que es muy significativo, el hecho de que el niño se active por la tarde y por la mañana no sea muy activo, nos indica que no es el clásico niño hiperactivo, lo encuadraría más como un niño desatento que hiperactivo. Quizá medicarlo no fuese una mala elección. Pero sólo si los otros factores han sido bien analizados. Aunque hubiese una naturaleza biologica en su inatención, no tendría porque ser necesariamente medicado si otros procedimientos psicológicos, funcionan. Además, el hecho de medicarlo no hace que lo psicológico no sea un complemento fundamental. Los apoyos nunca deben ser únicamente basados en medicamentos. Eso sería un error terrible. Gracias por comentar. Espero que esto le sirva de alguna ayuda. Un Afectuoso Saludo.

      1. Muchas gracias José Luis. Nos estás ayudando mucho. Hubo que pelear mucho con nuestro niño, pero ahora que hemos logrado que adquiriese una serie de hábitos ya podemos estar más tranquilos y no verlo como un problema. Nos encantó darnos cuenta, de que nuestra relación de pareja, tensionaba al niño, que por lo que sea, acabamos en un bucle en el cual ya no sabíamos si estabamos mal por el niño o el niño estaba mal por nosotros. Ahora que ya sabemos un poco como va el tema, nuestra relación también mejoró. Fue todo a la vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *