Los asesinos en serie son muy llamativos. Existen por internet miles de documentales sobre el asunto de los asesinos en serie. La gente se pregunta, ¿Por qué mata el monstruo.?. ¿Que le hace ser un monstruo.?.  No voy a entrar en ese debate pero si voy a subrayar a la gente que detesta al monstruo, que ve al monstruo como algo completamente ajeno a si mismo. Recuerdo una obra de teatro escrita por Juan  Mayorga,  en la que actuaba Guillermo Toledo, que se hablaba sobre esto mismo, “la necesidad que tenemos de señalar al monstruo, de hablar y criticarlo en cualquier lado”, como si eso nos aliviase de la angustia de ser de la misma especie. El monstruo está ahí. Analizado de mil maneras. Son psicópatas traumatizados, dicen unos, son psicópatas traumatizados y con lesiones cerebrales, dicen otros, son psicópatas sin más…dicen los biologicistas etc. Sea como sea…hay un factor común entre el asesino en serie y el ser humano. La motivación por el logro. La motivación por el poder. Dicha motivación, va desde desear cada vez más dinero y poder hacer lo que te venga en gana, hasta el deseo por tener a una pareja bajo tu control (que no se me escape este preciado trofeo). La motivación por ejercer el poder sobre los demás, lo vemos, en los inocentes jefecillos de una compañía de supermercado, que supervisa el buen funcionamiento de los trabajadores, en los profesores del parvulario, o incluso en los padres que fantasean con una educación controlada hacia su hijo. Todos ejercemos el poder, de alguna manera.  Y el asesino en serie ejerce el poder, cosificando a su víctima. Todos los asesinos en serie tienen que cosificar a su víctima. Deben convertirla en un ser desprovisto absolutamente de todo lo que la hace humana. Por eso les resulta tan sencillo matar. Si fueran minimamente conscientes de lo que es esa persona que tienen en frente, obviamente no matarían.

 

Sabemos que los torturadores (Leáse algo de Pau Pérez), cosifican al torturado, lo hacen porque es su profesión. Los antidisturbios, deben cosificar a los manifestantes, atribuirles maldad o simplemente verlos como “ganado”. Sabemos que los jefes que despiden empleados, no deben hondar mucho en los sentimientos del despedido, deben tratarlos, en parte, como cosas que hacen funcionar su empresa. Lo importante es el hormiguero, no las hormigas. Si lo importante es el hormiguero, ¿Que importancia tiene una hormiga.?.  Poco más que un autómata, una cosa. Por eso se despide. Si no fuera así, sería casi imposible despedir. Todo esto no implica que los torturadores, jefes, policías antidisturbios etc etc  sean psicópatas, simplemente cumplen un trabajo, hacen una función, ¿necesaria?. Efectivamente hay torturadores que además de hacer su trabajo, se desmadran y acaban haciendo auténticas sangrías con los torturados, y por esa razón no suelen ser bien vistos por las organizaciones en las que trabajan. Tampoco son bien vistos los jefes que acaban por arruinar a sus empresas etc.  Sabemos que los trabajos que implican cosificar a otros y tener mayor capacidad para ejercer el poder, suelen ser del agrado de los psicópatas, por lo que es más probable que estén ahí y no educando niños. Pero al final, psicópatas y no psicópatas, cosifican. Eso quiere decir que la cosificación tiene una función social.

¿Y el patriarcado.?. ¿Es cosificador o no.?. Cuando preguntan a un hombre que es lo más importante a la hora de elegir pareja, es probable que algunos digan, 1-Que esté buena. 2- Que no sea más inteligente que yo. 3- Que no me lleve la contraria. 4- Que sea sumisa. 5- Que acceda a mis deseos sexuales. 6- Que me deje ser libre. 7- Que se encarge de los niños.

Dentro de estas preferencias, habrá matices. Los habrá que digan que “no es fundamental que esté buenísima, pero si debe tener pechos grandes y cintura estrecha, o no debe ser gorda, o etc etc”, o que puede ser más inteligente que yo pero fiel hasta el final, o puede llevarme la contraria, pero no en temas fundamentales para mi etc etc…los matices se disiparán cuanto menos egocéntrica sea la persona a la hora de elegir pareja. Cuanto menos egocéntrica, también será menos patriarcal, menos machistas, más igualitario y menos focalizado en un prototipo de belleza estandar. Y la historia a la que quiero llegar yo de todo esto, es al sexo. ¿Cual es la razón por la cual un hombre de ideología machista como por ejemplo “el fary”, conciba a la mujer ideal como sumisa, de buen tipo, que cuide de la casa, que sea frágil para poder ejercer mi función de protector, que sea menos lista que yo, que tenga a bien mis deseos sexuales etc etc?. La razón es clara, asegurarse la descendencia. Una mujer así, tendrá poco poder. Por lo tanto será más fácil de encarcelar y más difícil que se escape. Una mujer así es fácilmente dominable y sexualmente muy deseable.

Ahora imaginemos que estamos en el año 2070, epoca en la cual existen androides que podrían hacerse pasar por este tipo de mujeres. ¿Donde estaría la humanidad de la relación.?. ¿No es acaso, esto una forma de dejar a la mujer desprovista de todo aquello que la hace una persona digna.?. ¿No es esto una forma sutil o no tan sutil de cosificar a la otra persona.?. ¿No es esto una relación basada en la dominancia y el poder casi absoluto de uno sobre el otro.?. ¿No es esto lo sexualmente deseable por los hombres de ideología patriarcal.?. ¿Se diferencian, pues, mucho, de los asesinos en serie.?. No lo sé…probablemente la diferencia sea kilométrica, pero no puedo dejar de observar puntos en común. Y es por ello, que creo que los monstruos existen porque tienen una función principalmente social. Es por ello, que no me parece extraño que proliferen en ambientes patriarcales, en los que aprenden a ver las relaciones como el dominio que uno ejerce sobre otro. Es por ello, que no me parece extraño, que proliferen en ambientes y familias agresivas, donde predomina el rechazo antes que el cariño etc etc. Viviendo en una sociedad monstruosa, no es raro que surgan monstruos. Y hablando de sociedad. EEUU, una sociedad  patriarcal basada en la máxima competitividad y agresividad lidera el país con mayor número de asesinos en serie. ¿Casualidad.?. No creo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *